Complicación en cirugía de cataratas en pacientes tratados con bloqueantes alfa-1 adrenérgicos

02/07/2018

Hace unos años se observó que algunos pacientes sometidos a cirugía de cataratas y que además estaban en tratamiento o habían sido tratados previamente con bloqueantes alfa-1 adrenérgicos, presentaban un síndrome quirúrgico denominado Síndrome del iris flácido intraoperatorio (Intraoperative Floppy Iris Syndrome: IFIS). Los bloqueantes alfa-1 adrenérgicos son fármacos de amplio uso debido a que se indican para el tratamiento de patologías muy frecuentes, como la hiperplasia benigna de próstata (tamsulosina) y la hipertensión (alfuzosina, doxazosina, prazosina y terazosina).  

El IFIS está compuesto por tres síntomas que se presentan durante la cirugía de cataratas mediante facoemulsificación :

  • Iris flácido que se ondula en respuesta a las corrientes de irrigación intraoperatorias.
  • Miosis intraoperatoria progresiva a pesar de la dilatación preoperatoria con fármacos midriáticos de uso común.
  • Potencial prolapso del iris hacia las incisiones de facoemulsificación.

Según el estudio de Chang y colaboradores este síndrome se presenta entre el 63-100% de los pacientes en tratamiento actual con tamsulosina.

Las consecuencias principales de la presentación de IFIS son complicaciones de la cirugía y posible compromiso de la mejora visual obtenida con la misma.

Debido a esta complicación, el 23 de enero de 2007 la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) emitió una comunicación sobre riesgos de medicamentos consistente en informar a los profesionales sanitarios sobre nuevos datos de seguridad relativos al uso de bloqueantes alfa-1 adrenérgicos en relación con su uso en pacientes sometidos a cirugía de cataratas mediante facoemulsificación . En consecuencia, la AEMPS, consideró necesario recomendar no iniciar el tratamiento con bloqueantes alfa1-adrenérgicos en aquellos pacientes a los cuales se les hubiera planificado la cirugía de cataratas, asimismo se recomendó la suspensión de dichos tratamientos al menos 1-2 semanas antes de la cirugía de cataratas en aquellos pacientes tratados con dichos fármacos. El tratamiento podía ser reintroducido inmediatamente después de la cirugía, ya que no parecía conllevar ningún riesgo . Como medida de seguridad se recomendó incluir preguntas sobre el tratamiento con bloqueantes alfa-1 adrenérgicos en el estudio preoperatorio o preanestésico del paciente.

Posteriormente a la fecha de emisión de la recomendación por parte de la AEMPS, se formuló una reclamación por parte de un paciente al cual se le practicó una facoemulsificación más colocación de lente intraocular (LIO) que estaba siendo tratado con tamsulosina por hipertrofia de próstata y sufrió como complicación la presentación de un IFIS. El paciente presentó un IFIS con ruptura de la cámara anterior y luxación de la LIO que requirió reintervención de vitrectomía posterior, recolocación de LIO y extracción de restos de cristalino. Posteriormente fue diagnosticado de anisometropía secundaria a la cirugía de la catarata del ojo derecho y se recomendó, por parte del oftalmólogo, la cirugía de cataratas del ojo contralateral para disminuir la diferencia de graduación. El documento de consentimiento informado indicaba el riesgo de luxación de la lente, pero no así del riesgo de presentación del IFIS.

Posteriormente se comprobó en los registros clínicos que el paciente previamente a la intervención estaba en tratamiento con tamsulosina por hipertrofia prostática benigna, sin que ningún profesional sanitario hubiera tenido en cuenta la recomendación de la AEMPS. Debido a ello, se determinó que existió defecto de la praxis asistencial por no validar los registros clínicos que de haberse hecho hubiera llevado a seguir las recomendaciones de la AEMPS y, por tanto, evitado el problema surgido posteriormente. Como consecuencia de la infracción de la lex artis el paciente fue indemnizado por los daños sufridos.

Por lo tanto, a pesar de que no sea una complicación habitual, dada la elevada frecuencia de faquectomías, la revisión de los tratamientos farmacológicos previos a la intervención resulta de vital importancia para evitar complicaciones previsibles.