Hablamos con el Dr. Rafael Sánchez Bernal

20/01/2018

Dr. Rafael Sanchez Bernal

Dada la calidad de los trabajos presentados en la segunda edición de sus premios, Sham España decidió otorgar un Premio Especial del Jurado al Dr. Rafael Sanchez Bernal , Jefe de la Unidad de Gestión Sanitaria de la Red de Salud Mental de Álava ( Osakidetza ), por su trabajo Cómo las tecnologías mejoran la prevención y seguridad clínica, reducen los riesgos y mejoran la calidad de vida de los pacientes con enfermedad mental”.

El proyecto demuestra con datos objetivos y medibles cómo estos pacientes se benefician de las más modernas tecnologías al tiempo que se mejora la seguridad clínica. En opinión del jurado del II Premio Sham, este trabajo ha sido merecedor del premio especial porque la seguridad clínica en el futuro va por ese camino: por el aprovechamiento de tecnologías sencillas con herramientas fáciles de usar y gestos baratos y habituales bien analizados por los sanitarios.

A continuación, el Dr. Rafael Sanchez Bernal contesta a las preguntas de Sanidad 360º sobre el trabajo premiado y el galardón recibido.

  • ¿Cómo nació el proyecto que ha sido reconocido con el Premio Especial del Jurado del II Premio Sham?

Nació porque los pacientes con enfermedad mental -que muchas veces viven en el amargo territorio de la indiferencia- han sido víctimas a lo largo de la historia del estigma que acompaña a la enfermedad mental, y queríamos demostrar que pueden verse beneficiados del uso de la tecnología igual que el resto de pacientes.

En muchas iniciativas la enfermedad mental forma parte de los criterios de exclusión de las poblaciones diana, sin mayor argumento que el que siempre se había hecho así, dando por hecho que los pacientes que sufren estas patologías no iban a estar capacitados para poner en marcha ideas novedosas e implicarse como el resto de los ciudadanos sanos o con una enfermedad física.

  • ¿Cuáles son los aspectos más novedosos del proyecto?

Lo más destacable del proyecto es el uso de la Historia Clínica Electrónica (HCE) , destacando la prescripción electrónica a pacientes ingresados y ambulatorios, el uso de formularios clínicos y la digitalización de documentos, así como la atención no presencial a los pacientes.

Además de lo anterior, el pilotaje del uso de la inteligencia artificial , aplicaciones móviles, Serious Games , y el inicio de la valoración objetiva del dolor a través de la visión computacional , en base a los FACS (Facial Action Coding System) , en pacientes no comunicadores con enfermedad mental.

  • ¿Cuál ha sido la aplicación concreta de la inteligencia artificial dentro de este proyecto y su relación con la mejora de la seguridad del paciente?

Como parte de nuestro proyecto los pacientes con enfermedad mental pueden escribir en su propia Carpeta de Salud, a través del ordenador, una tablet o un smartphone, cuál es su estado de ánimo, y cómo se encuentran, qué actividades realizan y qué les preocupa o inquieta. Lo que escriben se incluye directamente en su Historia Clínica electrónica, al igual que lo escrito por médicos, enfermeras u otros profesionales sanitarios.

Los clínicos leen lo escrito por los pacientes pero, además, a lo escrito se le aplica un análisis del lenguaje a través de reconocimiento de textos, procesamiento del lenguaje natural, correctores ortográficos y un aprendizaje supervisado por expertos clínicos en las patologías, lo que nos permite detectar variaciones en el estado anímico de los pacientes.

  • ¿Cuál ha sido la aceptación de estas nuevas tecnologías por parte del personal sanitario?

Precisamente la implicación del personal sanitario ha sido la clave del éxito de la puesta en marcha de las tecnologías aplicadas a la salud mental. Por tanto, su grado de aceptación ha sido muy alto.

  • ¿El proyecto puesto en marcha en la Red de Salud Mental de Álava se podría aplicar a otras disciplinas de la medicina?

Sí, porque los pacientes con enfermedad mental, aparte de su patología mental presentan también patología física, algo que de hecho es muy muy importante en estos pacientes. Por ello, la mayoría de nuestras iniciativas son extrapolables a otras disciplinas.

  • ¿Qué supone para usted y su equipo haber sido ganadores del II Premio Sham?

Para nosotros en un honor, un placer y un privilegio, a la par que un reconocimiento al trabajo de muchos años. Además, la cuantía económica del Premio nos permitirá incentivar a los miembros del equipo y financiar algunas ideas que tenemos en mente.