Hablamos con el Dr. Jesús Mª Aranaz

21/01/2018

Dr. Jesus Maria Aranaz

El Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid ha sido el ganador del II Premio Sham por su trabajo Simulación Interactiva para el aprendizaje en Seguridad del Paciente”. Un proyecto de gran calidad  científica y académica que destaca por su capacidad divulgativa y las posibilidades inmediatas de exportación a otros medios.

El proyecto consta de un taller de simulación presencial: La habitación de los 7 fallos . Una experiencia inmersiva donde se recrean todos los aspectos relacionados con la asistencia en una habitación de hospitalización y que permite a los participantes descubrir fallos relativos a la seguridad del paciente y proponer cómo podrían haber sido evitados. Esto se completa con el vídeo de simulación virtual Un día complicado en el hospital en el que se recrea un proceso asistencial con actores voluntarios en distintos escenarios reales. En la primera parte se sigue todo el recorrido del paciente, junto con los profesionales que le atienden y los procesos a los que se ve sometido, para identificar las prácticas inadecuadas existentes. En la segunda parte se hace un flash-backcomentado en el que se identifica cada uno de los errores y las causas que han contribuido a su existencia, así como alguno de los daños potenciales para el paciente.

El Dr. Jesús María Aranaz , Jefe del Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario Ramón y Cajal, comenta con Sanidad 360º las claves del proyecto.

  • ¿Cómo nació este proyecto ganador del II Premio Sham?

En el Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario Ramón y Cajal, llevamos 30 años trabajando en la mejora de la seguridad del paciente y contribuyendo a la formación en este ámbito a través de distintas iniciativas y formatos. Hemos hecho varios videos porque consideramos que hay que añadir a la docencia tradicional el apoyo de las nuevas tecnologías. Como dice el proverbio chino: “Lo que se oye se olvida, lo que se ve se recuerda, lo que se hace se aprende”.

El modelo de aprendizaje por simulación para la seguridad del paciente que hemos desarrollado es una alternativa muy atractiva a otros formatos más sofisticados, que tiene un impacto importante en los participantes, y que permite revisar de forma realista e interactiva la mayor parte de prácticas clínicas de riesgo.

Su potencia estriba en su sencillez (aparente, ya que conlleva un intenso trabajo previo de documentación y planificación) y en los relativamente modestos medios técnicos y económicos que supone su implementación. La estrategia puede ser desarrollada tanto en entornos muy complejos de atención sanitaria como en organizaciones con menores recursos o complejidad. Es pues, muy versátil.

  • ¿Cuál ha sido la reacción del personal del hospital al poner en marcha esta experiencia de simulación?

La acogida ha sido estupenda. Al ver una situación muy próxima a su realidad cotidiana, los participantes entran de pleno en lo que les proponemos. No lo toman como un juego, sino como una simulación seria y profesional. Los participantes no solamente detectan los fallos previstos, a veces descubren errores que nosotros no hemos introducidos voluntariamente.

  • ¿Después de la visita a “la habitación de los 7 fallos” qué aporta la puesta en común?

Lo importante no es solamente detectar los fallos, sino analizarlos y trabajar sobre sus consecuencias desde todas las perspectivas, incluyendo cómo ha de ser la comunicación con la familia del paciente. Por eso, la puesta en común es muy importante, sobre todo cuando los participantes proceden de distintos servicios. Esto nos permite demostrar la importancia del trabajo en equipo. La fluidez de la relación dentro de un equipo es un factor determinante de la seguridad del paciente.

  • ¿Tienen previsto implementar “la habitación de los 7 fallos” en otros hospitales?

No es algo que tengamos previsto, sino que los participantes nos lo piden para replicarlo en su medio.  Esto confirma el valor de nuestro trabajo y nos permite hacer benchmarking. Todos nos enriquecemos de estos intercambios.

  • ¿Qué supone para usted y su equipo haber sido ganadores del II Premio Sham? 

Para nosotros éste es un importante reconocimiento a nuestra labor general y en particular a una nueva línea de trabajo que hemos comenzado en este último año: el diseño y producción de nuevas formatos de divulgación de formación especializada en seguridad del paciente. El Premio Sham nos anima a seguir avanzando en esta línea. Destinaremos el galardón a perfeccionar esta imaginativa iniciativa docente, ampliando los escenarios a diferentes prácticas clínicas seguras. Ahora tenemos diseñados tres “situaciones” y tendremos próximamente seis. También queremos adaptar la indicativa a los requerimientos editoriales de las revistas científicas para su publicación y  queremos conectar los casos de “La habitación de los 7 fallos” con los videos de Seguridad del Paciente de nuestro canal YouTube .